welcome to

Andrea Morros

La diseñadora española Andrea Morros creó su firma de moda hace más de veinticinco años en Barcelona, su ciudad natal. Empezó en un pequeño atelier ubicado en Jardinets de Gràcia, y aunque ha ido evolucionando como diseñadora, se mantiene fiel a los valores de una elegancia sobria, actual y con fuerte personalidad. 

Empezó su carrera de manera autodidacta y formándose profesionalmente durante ocho años en París para firmas como Dorothee Bis y Chloé. También colaboró en la época dorada de la moda francesa, con diseñadores de la talla de Christophe Lemaire, Samy Shalom, Corinne Cobson, Agnes B, Jérôme L’Huillier, Martine Sitbon, Karl Lagerfeld, Michael Klein y Guy Laroche –entre otros.

En estas dos décadas, su pasión por la moda y su profunda sensibilidad y creatividad la han convertido en todo un referente de la Alta Costura. Hoy, su atelier en el número 11 de la calle Riera de Sant Miquel de Barcelona, en el que se considera el Soho de Els Jardinets de Gràcia, es uno de los más concurridos por la alta sociedad catalana. Dispone además de una colección Prêt-à-porter.

«No concibo la elegancia sin confort, libertad y naturalidad.»

Creemos en el consumo responsable y en el slow fashion.

Apostamos por un consumo de calidad basado en el sentido común y en la creación de experiencias más significativas. Por este motivo, en Andrea Morros trabajamos a medida y sobre pedido, no acumulamos stock de tejidos y confeccionamos todas nuestras prendas de forma artesanal en nuestro propio taller.

La riqueza de nuestros vestidos reside en la simplicidad, en la calidad y en el buen hacer.

Todo empieza con una entrevista personal entre Andrea y la futura clienta. Tras escuchar y probar diferentes modelos, ella misma le entrega un boceto con una primera propuesta. Una vez confirmado el encargo, preparamos el patrón, cortamos  el modelo y lo hilvanamos de forma artesanal para una primera prueba, -en la que rectificamos y modelamos sobre la clienta según sea necesario-. Una vez realizados los retoques correspondientes,  pasamos a coser la prenda para, posteriormente, personalizar los detalles que la acaban. Y tras una última prueba, el toque final: la plancha. Todo este proceso es supervisado por Andrea para asegurar que el resultado final goce de la máxima calidad.